Vias tuas

Según indica la propia partitura, tanto en su portada como en cada una de las particellas, Vias tuas es un motete de difuntos escrito para cuatro voces y acompañamiento. El texto es parte del salmo XXIV, que se cantaba en el segundo nocturno de los maitines, la oración de la mañana, del Oficio de Difuntos. 

 El salmo es un acróstico, en el que cada versículo comenzaba con cada una de las letras del alefato. Xuárez, utiliza solamente el versículo 4 y la segunda parte del 5 (omitiendo la palabra Deus) que se repite.

4.Vias tuas Domine demonstra mihi et semitas tuas edoce me.

5.Dirige me in veritatem tuam et doce me: Quia tu es Deus salvator meus et te sustinui tota die.

                                               

4.Muéstrame tus caminos, Señor, enséñame tus sendas.

5.Guíame en tu verdad, enséñame; tú eres miDiosy mi salvador, yo siempre espero en ti.

 

Otros músicos han seguido el mismo procedimiento componiendo motetes de igual título y utilizando también los versículos 4 y 5 del mismo salmo.

  • Orlando di Lasso (1532-1594): Motete Vias tuas para cinco voces, c. 1556.
  • Philippe Rogier (1561-1596): Motete Vias tuas para seis voces, publicado en Nápoles en 1595.
  • Anton Diabelli (1781-1858): Motete Vias tuas Domine para tres voces, órgano y orquesta.

 

Presentación de la fuente

Se conserva una copia íntegra de la obra en el Archivo catedralicio de Cuenca (E:CU), que consta de seis particellas, una para cada voz (Tiple 1º, Tiple 2º, Alto y Tenor) más el continuo del órgano que aparece cifrado y el continuo de un instrumento solista que, posiblemente, en origen fuera un bajón, pero que en la fecha en que se copió la partitura indica “Contrabajo”. Este dato induce a pensar que seguramente es una copia del siglo XVIII, máxime cuando el mismo amanuenese es el responsable de otras copias fechadas en ese mismo siglo.

 

Edición

Se han seguido los criterios habituales para la edición del repertorio de esta época.

Puesto que está copiada en claves altas se ha transportado la habitual cuarta justa inferior para conseguir un registro más cantable. También se ha normalizado la armadura, ya que aunque en la obra original solo aprece un bemol, prácticamente todos los sonidos mi aparecen bemolizados.

No se ha tenido que añadir ninguna alteración ni se han modificado los valores originales. El texto se ha normalizado, siguiendo el Liber Usualis.